Darwin y la naturaleza de la naturaleza

Para Charles Darwin, “la lucha por la existencia tiene relación con la Selección Natural”, como escribe en El origen de las especies. En sus estudios descubrió cómo las especies nacen, que no son permanentes y que no contienen una esencia natural. Al principio, podemos observar que en el viaje de Beagle que duró 5 años, Darwin está recolectando datos meticulosamente y midiendo tanto como sea posible, construyendo su propia nueva teoría del mundo.

Siguiendo la tradición del utilitarismo, Charles Darwin descubre, calculando y cuantificando a su alrededor, la naturaleza de la especie. Por principio, los utilitaristas están en contra de la esencia y la naturaleza humana, porque no hay métricas para explicar lo que realmente es, y allí es donde entra Darwin a la escena dispuesto a saber lo que hay dentro de esa superficie que ve con sus ojos desnudos. Se da cuenta de que, de hecho, las especies no se basan en la esencia, sino que son una variación constante y una lucha constante por la supervivencia.

La idea de lucha por la existencia y el caos pertenece más al campo del romanticismo, que es lo opuesto a lo suave, lo ordenado y lo equilibrado. Las especies luchan y se mezclan entre sí para sobrevivir, luego sale una nueva normalidad del proceso de creación caótica dentro de la gran cantidad de especies en competencia. Él dice que “a medida que se producen más individuos de los que posiblemente puedan sobrevivir, en todos los casos debe haber una lucha por la existencia, ya sea un individuo con otro de la misma especie, o con los individuos de especies distintas, o con las condiciones físicas de vida”

Por lo tanto, todo el terreno del universo de ideas en Inglaterra durante la vida de Darwin ha sido relevante para instalar nuevas concepciones que luego fueron adaptadas al mundo entero, haciendo temblar a los espíritus frente a los nuevos descubrimientos en torno a la naturaleza de la naturaleza.